Una provocación para trabajar la primavera